Las Setas

El otoño es la época del año en la que podemos disfrutar de grandes variedades de setas y por eso vamos a saber un poquito más sobre todos los beneficios que nos pueden aportar. Antes de nada, debemos asegurarnos de saber si son comestibles o no para no llevarnos ningún disgusto.

Como sabemos, las setas son el resultado del crecimiento de un hongo; seres vivos que se sitúan entre el reino vegetal y el animal, pero que se diferencian de las plantas superiores en que no tienen clorofila.

Aunque hay una gran variedad de setas disponibles, la mayoría ofrecen la misma cantidad de los mismos nutrientes por porción, independientemente de su forma o tamaño. Y como consejo os diré que los champiñones frescos deben ser consumidos rápidamente ya que tienen vida útil limitada mientras que las setas tienen una vida útil mayor.

Ahora que sabemos un poquito más sobre ellas, descubramos los importantes beneficios que nos pueden aportar.

  • Alto contenido en proteínas de valor biológico, es decir, las proteínas que contienen son similares a las de la carne, por ello son muy indicadas en dietas vegetarianas. Su digestión es muy parecida a la carne, por lo que, para ayudar a que no sea pesada, se recomienda que sean consumidas con ensaladas, a ser posible sólo de hortalizas crudas.
  • Importante proporción de sales minerales: fósforo, hierro y potasio, siendo bajas en sodio. El secreto está en la elevada concentración de potasio, un aliado natural que ayuda a controlar los niveles de presión arterial.
  • Este nutriente desempeña un papel importante en el metabolismo celular.
  • Fuente excelente de oligoelementos: cloro, azufre,  boro, manganeso y cinc.
  • Estimulan la actividad nerviosa, muscular y cerebral.
  • Ideal en dietas de adelgazamiento y anemia.
  • Tienen alrededor de un 90% de agua, prácticamente nada de calorías, son libres de grasa, y contienen una cantidad moderada de hidratos de carbono.
  • Contienen vitaminas como la B2, B3, D2, A y C. La vitamina B promueve la protección de la piel, la visión y el sistema digestivo.
  • Son fuente de minerales, como el potasio, fósforo, yodo y calcio. Además, el aporte de selenio protege la tiroides, refuerza el sistema inmunológico, es un importante antioxidante, previene la inflamación y también disminuye el crecimiento de tumores. Sus componentes, ayudan al buen mantenimiento de dientes, huesos y mucosas del cuerpo.
  • Actúan como antifúngico, antibacteriano, antioxidante y antivirales.
  • Su consumo es recomendado para fortalecer el crecimiento de los niños, son apropiados para embazadas, y por su contenido de fibra se recomiendan para casos de estreñimiento.
  • Los folatos, también presentes en los champiñones comestibles, previenen la malformación del feto y malformaciones congénitas.
  • Actúa en el control del colesterol y en la prevención de las enfermedades cardiovasculares: los beta-glucanos son un tipo de fibra que se encuentra en las paredes celulares de muchos tipos de hongos. Mejoran de los niveles de resistencia de insulina y de colesterol en sangre, disminuyendo el riesgo de obesidad y proporcionando inmunidad.
  • Las setas también contienen colina, un nutriente importante que se encuentra que ayuda con el sueño, movimiento muscular, el aprendizaje y la memoria, ayuda en la transmisión de los impulsos nerviosos, apoya la absorción de grasa adecuada y reduce inflamación crónica.

Y por si acaso tienes alguna dudita no olvides que, todos los champiñones son setas y todas las setas son hongos; y hay miles de hongos que no son setas.

A comer setas!!!