BERENJENA

Esta hortaliza que contiene un 92% de agua proviene de la India y fue introducida en nuestro país por los musulmanes.

Su contenido calórico es muy bajo (17Kcal/100g) y apenas contiene hidratos de carbono, proteínas ni grasas. Contiene fibra que ayuda a mejorar el tránsito intestinal y a mantener la sensación de saciedad en nuestro organismo.

Su sabor, carnosidad y versatilidad hacen de ella una gran aliada en dietas de control de peso.

Se debe consumir siempre con la piel, para beneficiarnos de su contenido en antioxidantes que nos protegen frente a los radicales libres y a ciertos tipos de cánceres.

Es un potente diurético al ser rico en agua y en potasio, ayudando a disminuir la retención de líquidos y a depurar el organismo de sustancias tóxicas.
Su consumo ayuda a reducir los niveles de colesterol y mantiene los niveles de glucosa en sangre.

Entre las vitaminas destaca su contenido en vitamina A,C, E y ácido fólico y en minerales como potasio, fósforo, magnesio y hierro.

Debe consumirse siempre cocida, nunca cruda al contener solanina, un compuesto que puede producir molestias digestivas y cefaleas si no se cocina.

Se debe conservar en el frigorífico por un período no superior a 8 días, también se pueden comer en escabeche como las famosas berenjenas de Almagro y así prolongar su vida útil más de un año.

A la hora de prepararlas existe una gran versatilidad, al horno, con bechamel, en guisos, acompañando a pasta, rellenas de carne….