La sal, por su contenido en sodio, es un nutriente esencial para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y se puede encontrar en multitud de alimentos.

Tiene propiedades muy importantes:

• Ayuda a mantener el equilibrio entre los diversos líquidos de nuestro cuerpo.
• Útil en el mantenimiento del equilibrio ácido-básico.
• Participa en la hidratación de las células.
• Ayuda en la excitabilidad normal de los músculos.

En nuestro país tendemos a consumir un exceso de este mineral, lo que se transforma en un serio problema para nuestra salud, más del doble de la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (cinco gramos diarios).

En estos casos debemos prestar atención a las consecuencias del consumo excesivo de sal:

• Provoca la aparición de enfermedades cardíacas.
• Aumenta el riesgo de hipertensión arterial.
• Satura los riñones.
• Puede causar accidentes cerebro-vasculares.
• Problemas de retención de líquidos.

Los alimentos que mayor cantidad de sal contienen, y por tanto, los que debemos tomar de manera más controlada serían los siguientes:

• Embutidos: De todos ellos, el jamón es el derivado cárnico curado más salado y que más sal proporciona a la dieta, seguido del chorizo, el salchichón y el fuet.
• Panes : El pan blanco, seguido del de molde blanco y el tostado, son los alimentos más problemáticos de este grupo.
• Quesos: dentro de los lácteos es uno de los alimentos más salados. Además de sal contienen grasa y colesterol, sobre todo los más curados.
• Platos preparados: Las comidas preparadas congeladas destacan sobre el resto en aporte de sodio a la dieta.

Para evitar tener problemas con este mineral tan “salao” debemos reducir su consumo en nuestra dieta además de mantener una alimentación saludable, mantener un peso corporal ideal, realizar ejercicio físico, controlar el estrés y la cantidad de ácidos grasos mono y poliinsaturadas en la dieta.

También se recomienda consumir alimentos ricos en calcio, en magnesio y en potasio como medidas de protección contra la hipertensión.

Ya sabéis, cuidado con la sal!!

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO