Hijo_colegio

Si te has hecho esta pregunta alguna vez, la siguiente habrá sido … ¿y qué debería comer en casa entonces?

En las últimas décadas nuestro estilo de vida ha sufrido un gran cambio. La incorporación de la mujer al mundo laboral, las grandes distancias entre nuestro hogar y el colegio de los peques y nuestro trabajo, han hecho necesaria la incorporación de muchos escolares a los comedores de los colegios.

Nuestra forma de alimentarnos también ha cambiado, llegamos a casa tarde después de una larga jornada laboral y muchos días, sin ganas de hacer la cena, nos conformamos con tomar «cualquier cosa rápida». Además, el poco tiempo para el descanso y la propia presión del trabajo nos hace dificil encontrar un buen momento para tomar un tentempié e incluso para poder comer sentado y de forma tranquila.

Todas estas circunstancias han cambiado nuestra forma de alimentarnos y por tanto, también la de nuestros hijos.

¿Qué aporte energético deben recibir los niños durante el día?

Aunque la comida principal la realizan en el colegio, el resto de las comidas son asunto nuestro.
Lo primero es tener clara la idea principal: una dieta equilibrada se compone de cuatro o cinco comidas al día!

El desayuno y la media mañana deben proporcionar el 25% de las calorías diarias, la comida el 30%, la merienda el 15-20% y la cena el 25-30%.

La actividad física no debe faltar en los escolares, desde pequeños debemos intentar inculcarles un estilo de vida saludable animándoles a practicar deportes y explicándoles la importancia de alimentarse bien.

La importancia de cenar juntos:

Aconsejo que, siempre que se pueda, la cena se realice en familia, ya que la comida, en la mayoría de las ocasiones, sólo es posible los fines de semana.
Además, la cena debe realizarse sentados en la mesa, procurando que la tele no esté puesta a fin de poder hablar de lo que hemos hecho durante el día e intentando que durante toda la cena el ambiente sea lo más relajado posible.
Los adultos debemos intentar cenar lo mismo que cenar los niños, si ellos nos ven comer pescado y verdura con frecuencia, ellos también lo harán!

¿Cómo diseñar una dieta equilibrada para nuestros pequeños?

Lo primero que os aconsejo es que intentéis trazar con ellos un plan de cenas, mis padres lo hacían conmigo y aunque siempre terminaban decidiendo ellos, mi voz siempre era escuchada y valorada, y mira por donde….¡¡ahora soy yo la que decide qué comen y qué cenan!!

Podéis poner nombres divertidos a los platos que menos éxito tengan. Por ejemplo, en mi casa la coliflor eran y siguen siendo «arbolitos a la vista«, el puré de patata, cebolla y zanahoria fue bautizado por mí como «crema de Madrid«, la tortilla de espinacas como «popeyina« (por eso de que Popeye las comía) y así, con este simple truco, todo era un poco más divertido.

Para el desayuno y la media mañana, aconsejaría un lácteo, cereales y fruta. Por ejemplo: un vaso de leche con cacao, 6 galletas y para media mañana 2 mandarinas.

Para la comida,… la que realizan en el colegio. Es muy importante el conocer mediante un menú semanal proporcionado por el colegio de qué se compone cada día la comida para así poder confeccionar las cenas.

Para la merienda, aconsejaría un lácteo o un par de piezas de fruta o un bocadillo variado (embutido, paté, atún,…) procurando que no sea excesiva cantidad para que los niños no pierdan el apetito cuando llegue la cena. Intentando variar según el postre que hayan tomado en el colegio.

Para la cena es importante intentar no repetir alimentos de la comida. Por ejemplo, si el niño ha comido carne pues para la cena mejor le damos algo de pescado (podemos hacer croquetas, empanadillas o hamburguesas,…) o algo de huevo (tortilla, escalfado…). Si por otro lado, el niño ha comido pescado pues para la cena le podemos preparar una tortilla francesa con verdura, salchichas frescas o algo de pollo o pavo.

El segundo plato de la cena debería ir acompañado de una guarnición de verduras frescas (ensalada) o cocinadas. También podríamos preparar una sopa o un puré con pescado o pollo y así sólo hacer de cena un plato único. Como postre,… media pieza de fruta y algo de leche (la leche pueden tomarla antes de ir a dormir, como recena).

¡Espero que os haya sido de ayuda esta entrada! Por supuesto que cada niño es diferente y hay que adaptar las cantidades y lo que comen según la edad.

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO!!